Las ventajas dietéticas y terapéuticas del cannabis crudo

El cannabis es una verdura como otras muchas plantas que comemos a diario. De hecho, ¡el cannabis es un superalimento en sí mismo! Sus flores y hojas crudas están llenas de fitoquímicos beneficiosos que no suelen encontrarse en otras partes, y dan un toque saludable a ensaladas, batidos y zumos. Descubre los beneficios de comer cannabis cruda.


Descubre los beneficios de comer marihuana cruda.


Olvídate de la col rizada y las espinacas: la cannabis es el nuevo superalimento. A fin de cuentas, la cannabis es técnicamente una verdura, aunque no suele considerarse como tal. La mayoría de consumidores de cannabis están familiarizados con los efectos de fumar, vapear e ingerir comestibles, pero ¿alguna vez te has preguntado si se pueden comer las hojas de cannabis crudas? Desde un punto de vista nutricional, la cannabis contiene una gran cantidad de moléculas saludables, que incluyen:

  • Proteínas

  • Fibras

  • Antioxidantes

  • Vitaminas

  • Minerales

Puede que la idea de masticar un montón de cogollos y hojas frescas parezca una locura. Sin embargo, puedes usarlos para hacer ensaladas nutritivas y zumos con un sabor que te sorprenderá.


Beneficios de comer cannabis cruda

Fumar, vapear y cocinar cannabis afectan en cierta medida a la composición química de los cogollos. Algunos de estos cambios crean reacciones químicas beneficiosas, mientras que otros son perjudiciales. Muchas de las moléculas esenciales de la cannabis, como los terpenos y los ácidos cannabinoides, son volátiles y sensibles a las altas temperaturas. El consumo de cannabis cruda mantiene estos compuestos en su estado natural, permitiendo a los consumidores acceder a los fitoquímicos que desaparecen o cambian cuando se fuman.

Consumir hierba cruda favorece la estimulación de nuestro sistema endocannabinoide (una red reguladora que mantiene el cuerpo en equilibrio), sin experimentar un colocón ni tener que inhalar nada durante el proceso. La cannabis cruda podría convertirse perfectamente en un alimento funcional muy popular en el futuro.


Ácidos cannabinoides

La cannabis cruda contiene moléculas muy diferentes a aquellas que se inhalan tras la combustión o vaporización. El THC, el CBD y otros cannabinoides en realidad no existen en la cannabis cruda. Sin embargo, está repleta de sus precursores químicos: los ácidos cannabinoides. Estos ácidos contienen un grupo carboxilo que se pierde después de exponerse al calor, durante un proceso conocido como descarboxilación. Por ejemplo, el THCA no psicoactivo se convierte en THC psicoactivo y el CBDA se convierte en CBD.

Los científicos que estudian la cannabis han descubierto que estos precursores químicos poseen sus propios beneficios únicos, diferentes a los de sus equivalentes resultantes tras la descarboxilación. Para saber qué pueden ofrecernos los principales ácidos cannabinoides, consulta la siguiente lista de propiedades:


THCA:

  • No psicoactivo

  • Se une a los receptores CB1 y CB2 del sistema endocannabinoide

  • Puede relajar el malestar estomacal

  • Estimula la producción de endocannabinoides

  • Tiene propiedades calmantes

  • Ayuda a las funciones del sistema nervioso

CBDA:

  • No psicoactivo

  • Aumenta la producción de endocannabinoides

  • Puede mejorar el estado de ánimo, más que el CBD

Terpenos

Estas moléculas aromáticas son la base del característico olor de la cannabis. Además de ser responsables del delicioso sabor de ciertas variedades, también modulan el efecto de la cannabis a través del efecto séquito. Diferentes terpenos interactúan con diferentes cannabinoides para potenciar sus efectos.

Los terpenos también producen sus propios efectos. Por ejemplo, el limoneno y el mirceno provocan una respuesta relajante que puede mejorar la sensación de bienestar.

Dado que los terpenos son volátiles y se degradan cuando se exponen a temperaturas elevadas, cuando fumamos no podemos disfrutar de todos ellos. Sin embargo, las flores de marihuana crudas están repletas de estas moléculas tan fascinantes. Al consumir marihuana cruda, los terpenos mantienen su estado natural. Los investigadores todavía están estudiando cómo sobreviven exactamente los terpenos a la digestión, pero al menos sabemos que algunas de estas moléculas llegan a la sangre.


Flavonoides

Los flavonoides suelen pasar desapercibidos en los debates relacionados con la cannabis, ya que los fumadores de cannabis suelen estar más preocupados por los perfiles de cannabinoides y terpenos. Sin embargo, los flavonoides son un factor significativo. Estos fitoquímicos se encuentran en una serie de superalimentos, desde la col rizada y el brócoli hasta las bayas y el té.

Los flavonoides juegan un papel importante en las plantas de marihuana. Estos pigmentos colorean el tejido vegetal para atraer a especies polinizadoras y también para proteger a las plantas de los rayos UV y los patógenos. Entre los flavonoides específicos que contiene la marihuana están:

  • Canflavina A

  • Canflavina B

  • Kaempferol

  • Quercetina

  • Antocianinas

Estos fitoquímicos que solemos pasar por alto ofrecen una increíble gama de beneficios potenciales para la salud, como por ejemplo:

  • Efectos antioxidantes

  • Pueden ayudar al corazón

  • Pueden ayudar a limpiar las arterias

Este impresionante perfil químico muestra que la cannabis es tan saludable como cualquier otra verdura, lo que la convierte en un complemento perfecto para cualquier ensalada, batido o zumo.

Al igual que cualquier otra verdura fresca, la cannabis cruda significa que los cogollos y las hojas están frescos y sin manipular. Antes de exponerse al calor, estas partes de la planta mantienen su bioquímica natural y ofrecen una experiencia diferente a la de fumar o cocinar cannabis. Incluso al secar los cogollos y dejarlos en los frascos, con el paso del tiempo se irán degradando los cannabinoides y terpenos. A su vez, podrían reducirse los beneficios que se obtienen al consumir flores y hojas recién cortadas.

Para que se clasifique como cannabis cruda, estas partes no deben ser:

  • Cocinadas

  • Hervidas

  • Fumadas o vaporizadas

  • Secadas

¿Puedes colocarte comiendo hierba cruda?

Entonces, ¿te puedes colocar masticando las hojas? En resumen, no.

Verás, la cannabis fresca y cruda no contiene THC, sino que está llena de THCA. Este ácido cannabinoide solo se convierte en THC psicoactivo después de la descarboxilación, inducida por calor. El THCA también puede descomponerse en THC a través de la exposición a los rayos UV y el envejecimiento, aunque este tipo de cogollos no están realmente "crudos".


Fuente: https://www.royalqueenseeds.es/blog-los-beneficios-terapeuticos-y-dieteticos-de-comer-marihuana-cruda-n517

46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo