Pálidas y blancazos por cannabis: qué son y cómo actuar


En ocasiones, consumir cannabis no tiene los efectos que uno podría esperar, mucho menos desear. Cualquier fumador más o menos curtido habrá experimentado alguna vez - o habrá visto a alguien haciéndolo -  una serie de efectos adversos realmente desagradables, fruto de una reacción del organismo al THC y que en el argot suele conocerse, entre muchos otros nombres, como "pálida", "un amarillo" o "un blancazo". Sin embargo... ¿sabéis exactamente qué es una de estas pálidas? ¿Por qué se producen? ¿Qué hacer para ayudar a la persona que la está sufriendo?

En este artículo, escrito mano a mano junto a una profesional de la medicina, profundizamos en esta cuestión y os explicamos por qué se dan estos episodios, qué le sucede a nuestro cuerpo durante ellos y, sobre todo, qué podemos hacer para que estos desagradables efectos remita cuanto antes.


¿Qué es una pálida o blancazo por cannabis?

A grandes rasgos, se utilizan estos conceptos para referirse a una intoxicación por THC (causada principalmente debido a los efectos anticolinérgicos de los cannabinoides), que puede provocar síntomas como mareos, náuseas, vómitos e incluso desmayos. Estos síntomas pueden venir precedidos o no por otros como la inyección ocular (ojos rojos), visión borrosa o sequedad de boca (xerostomía).

Puede darse también una disminución de la tensión arterial, que nuestro organismo compensará con un aumento de la frecuencia cardíaca, lo que puede derivar en taquicardia. Asimismo, la baja tensión arterial puede provocar hipotensión ortostática, causando mareos cuando la persona afectada se pone de pie, pudiendo llegar al síncope (desmayo con pérdida de conciencia).

Normalmente, en caso de haber desmayo o desvanecimiento éste no suele durar mucho, unos pocos minutos o incluso segundos. Sea como sea, en caso de durar más de 5 minutos se recomienda buscar la ayuda de profesionales médicos.

Tolerancia al THC

Al igual que sucede con muchas otras sustancias, y a parte de lo rápido o lento que pueda desarrollarse cierta tolerancia hacia determinado compuesto, el cannabis afecta de manera distinta a cada persona. Si bien los efectos suelen ser similares en todos los casos (sería muy difícil que alguien note los efectos sedativos propios de las Indicas consumiendo una genética conocida por producir ansiedad), no es menos cierto que algunas personas parecen poder aguantar todo el THC que quieran, mientras que otras notan los efectos de una forma mucho más intensa, y consumiendo poca cantidad pueden ir mucho más "colocadas" que las primeras.

Ello no significa que las personas con gran tolerancia al THC estén exentas de poder sufrir uno de estos episodios, aunque es verdad que no suele sucederles. Si queréis saber más sobre este interesante cannabinoide y sus efectos en nuestro organismo, no dudéis en consultar el siguiente enlace.



Cómo evitar las pálidas

A menudo, muchos de estos casos se dan en personas con poca o ninguna experiencia en el consumo de cannabis, aunque no os confiéis, también hemos visto a veteranos fumadores pasar por este mal trago. Pese a que no existe una serie de reglas o precauciones previas a consumir para evitar que el cannabis nos siente mal, sí hay cosas que pueden causar uno de estos "malos viajes". Consumir con el estómago vacío, por ejemplo, puede propiciarlos, al igual que hacerlo cuando se está bajo el efecto de otras sustancias, principalmente el alcohol.

Otra cuestión es la cantidad de THC (y de otros cannabinoides) que administramos a nuestro organismo, al igual que la velocidad a la que lo hacemos. Para que nos entendamos; hemos visto casos en los que una persona ha quedado noqueada con un solo Dab, mientras que es probable que en caso de haberse fumado un canuto tranquilamente con la misma cantidad de THC que ese dab, no le hubiera pasado; así, demasiado THC en un espacio de tiempo demasiado corto puede provocar estos efectos adversos.

Por supuesto, la cantidad de THC es tan importante o más que el factor que acabamos de ver. Lógicamente, no es lo mismo consumir una flor con un contenido en Tetrahidrocannabinol del 12% que una con un 27%, ya no digamos extracciones de resina de calidad que pueden llegar a concentraciones realmente altas, incluso de más del 90%. Especialmente en caso de personas con poca experiencia, merece la pena tenerlo en cuenta, y mucho.


Recordad también que cualquier tipo de comestible con marihuana, especialmente si se ha preparado bien y con material de calidad, tiene un efecto bastante más potente que en caso de fumar o usar un vaporizador de cannabis, por lo que es mejor empezar con dosis realmente bajas y ver cómo nos afecta. Si nos hemos quedado cortos, siempre habrá otra oportunidad de subirla poco a poco, de manera gradual y hasta encontrar la dosis que nos proporcione las sensaciones que buscamos.

Síntomas de una intoxicación por cannabis

Entre los síntomas más comunes, y a parte de los clásicos ojos rojos, sequedad de boca y otros que pueden darse aunque no haya episodios graves, los primeros en aparecer suelen ser mareos o vértigos, que en muchos casos vienen inmediatamente acompañados de gran profusión de sudor frío. La piel - especialmente de la cara - adquiere gran palidez, y la persona que está sufriendo los síntomas apenas puede ya moverse por sí sola. En este punto no resulta extraño que se den vómitos, e incluso puede llegar a darse desmayos.

Aunque algunos de estos síntomas suelen ir de la mano (mareos, sudor, palidez), pueden también darse "por separado"; por ejemplo, en algunos casos podemos encontrarnos con un cuadro de mareos y vómitos pero en el que la persona mantiene la consciencia en todo momento, es decir, sin desmayo. Por contra, en otras ocasiones la persona se desmaya tras haber sufrido un corto periodo de mareos o vértigos, pero sin haber vomitado.

En todo caso, y como muchos ya sabréis, se trata de una sintomatología bastante evidente, especialmente si uno sabe que la persona que la sufre ha consumido THC. En la mayoría de ocasiones, y como se dice coloquialmente, la cara paga, y no nos será difícil "diagnosticar" una pálida tras un rápido vistazo a alguien que está comenzando a sentir estos efectos adversos del cannabis. Veamos a continuación qué podemos hacer para ayudar a quien está pasando por esta desagradable situación.

Cómo tratar una intoxicación de marihuana

Ante todo, y por aparatosa que pueda parecer la situación, lo primero que hay que tener en cuenta es que no se trata de una situación grave, como sí podría darse con una sobredosis por otras sustancias (casos estos últimos en los que habría que buscar asistencia médica con urgencia). Lo primero que debemos hacer en caso de tener que asistir a alguien en estas circunstancias es estar tranquilos y no ponernos nerviosos, pues, por mal que lo esté pasando, esta tranquilidad se trasladará a la persona en apuros y ayudará a crear un ambiente más adecuado para su recuperación. Por supuesto, procuraremos no dejarla sola en ningún momento.

En caso de encontraros en un sitio cerrado, es aconsejable salir a tomar el aire en algún lugar tranquilo, donde la persona afectada pueda acostarse boca arriba. Le aflojaremos la ropa para facilitar la respiración y le animaremos a respirar profundamente, cogiendo aire por la nariz y expulsándolo por la boca. Podemos pedirle también que tosa varias veces, pues al hacerlo se mejora el riego sanguíneo en el cerebro.

En caso de que haya vómitos, es importante asegurarse de que su posición es la correcta, asistiéndole si fuera necesario (reclinarlo hacia adelante o aguantarle la cabeza le será de gran ayuda); si está inconsciente, lo pondremos de lado para facilitar el vómito. Por supuesto, conviene no "marear" a la persona más de lo que ya está; le hablaremos con calma y lo justo para tranquilizarla, no es momento de contarle nuestra vida! Le preguntaremos si tiene frío o calor, pues es importante que no se enfrie... y poco más, lo que necesita ahora es tranquilidad y pasar el mal trago.


Como último consejo, aunque no por ello menos importante, dejar claro que ante una lipotimia o síncope es importante no dar nada de comer ni beber a la persona afectada hasta que no se haya recuperado por completo. Una vez se haya reestablecido, lo primero que deberemos hacer es darle agua para que su organismo se rehidrate.

También dejar claro - pues sabemos que muchos de nuestros lectores son consumidores de cannabis medicinal rico en CBD - que sería realmente extraño uno de estos episodios consumiendo variedades de cannabis con alto índice de CBD y bajo de THC, incluso con genéticas con un ratio THC:CBD 1:1.

Aunque deseamos que no llegue a darse el caso, esperamos que este artículo os sea útil y os haya dejado las cosas más claras sobre este tipo de fenómenos y, por encima de todo, sobre cómo actuar cuando se manifiestan por el bien de la persona que los sufre.

Saludos!

Bibliografía consultada:

  • Adverse effects of cannabis and cannabinoids, Ashton, C. H.

  • Efectos adversos de los cannabinoides, Sociedad Española de Investigación de Cannabinoides

  • Guía Básica sobre los cannabinoides, Sociedad Española de Investigación de Cannabinoides

  • The Health Effects of Cannabis and Cannabinoids: Current State of Evidence and Recommendations for Research, National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine

Fuente: https://www.alchimiaweb.com/blog/palidas-blancazos/

58 vistas
0