Cannabis y anorexia


Mi hija de 17 años está diagnosticada de anorexia nerviosa. He leído que el cannabis tiene efectos contra la anorexia y me estaba planteando proponerle fumar para que gane algo de peso. Ella antes fumaba algo de cannabis pero desde que ha empezado con medicación (ha estado tomando amilsulpirida y ahora olanzapina) no ha vuelto a utilizarlo. ¿Qué opina?

En Medicina, el término “anorexia” puede referirse a distintos conceptos. La anorexia entendida como síntoma se refiere a la pérdida de apetito que puede acompañar a muchas enfermedades endocrinológicas, tumorales o infecciosas. En muchas ocasiones esta pérdida de apetito se asocia con pérdida de peso que puede llevar a desnutrición, debilidad progresiva y empeoramiento significativo de la enfermedad de base que provocó el síntoma. Así, es posible entrar en un círculo vicioso de anorexia, pérdida de peso y debilitamiento que puede llegar a poner en peligro la vida del paciente o empeorar el pronóstico.

En este sentido, en el tratamiento de la anorexia como síntoma es en el que el cannabis y los cannabinoides han demostrado eficacia de forma indudable. Los centros cerebrales que controlan el apetito son muy ricos en receptores de cannabinoides y su estimulación, bien sea con cannabinoides procedentes de la planta o con fármacos de prescripción puede dar lugar a la estimulación del apetito y a una ganancia de peso considerable. Existen estudios tanto en enfermos de SIDA como en algunos tipos de cáncer (en los que la anorexia es un síntoma frecuente) en los que este efecto queda suficientemente probado.


No existe ninguna evidencia de que el cannabis sea eficaz en el tratamiento de la anorexia nerviosa y, de acuerdo con sus mecanismos de acción es muy improbable que se produzca mejoría y sí un empeoramiento de los síntomas. Incrementar la sensación de apetito en una persona que tiene la percepción alterada sobre su cuerpo y su peso no parece una buena idea. Existen suficientes series de casos que no consideran que el cannabis sea una opción válida en la anorexia nerviosa y, por tanto, te desaconsejo esta estrategia en el caso de tu hija. Los tratamientos más adecuados para esta enfermedad son de tipo psicológico (Modelo de Maudsley, terapia familiar, terapia cognitivo-conductual); en ocasiones puede ser necesario el apoyo con fármacos pero los derivados del cannabis no son una opción a considerar.



Fuente: https://www.cannabismagazine.net/cannabis-y-anorexia/