top of page

El cannabis en la artritis y la artrosis



Las enfermedades reumáticas -también llamadas «reumatismo»- son un término colectivo que designa diversas enfermedades del sistema musculoesquelético. Además de las articulaciones, también pueden verse afectados los músculos, los tendones, los huesos y el tejido conjuntivo. La artrosis (desgaste articular) supone la destrucción progresiva del cartílago articular. La artritis (inflamación articular) suele aparecer en enfermedades reumáticas como la fibromialgia, la artritis reumatoide, la gota, el lupus o la artrosis aguda.

Los posibles síntomas de la inflamación y degeneración de las articulaciones incluyen rigidez matutina, dolor en reposo y durante el movimiento, hinchazón y trastornos del sueño. En este sentido, el cannabis medicinal puede ayudar con estos síntomas. El cannabis actúa como una mezcla natural de varios componentes de la planta: fitocannabinoides como el tetrahidrocannabinol psicotrópico (THC) y el cannabidiol no psicotrópico (CBD), terpenos y flavonoides.

Las encuestas y revisiones con pacientes de diversas enfermedades reumáticas, como la artritis reumatoide o la artritis de la articulación metacarpofalángica del pulgar, muestran que el THC y el CBD pueden aliviar el dolor y la inflamación, así como mejorar el sueño. Estudios recientes muestran también que el cannabis medicinal se utiliza cada vez más para las enfermedades reumáticas.


Osteoartritis y artritis reumatoide (reumatismo) – las enfermedades articulares más comunes

La artrosis (desgaste articular) o también llamada osteoartritis es la enfermedad reumática más común. Solo en Alemania afecta a más de 5 millones de personas. Puede afectar a cualquier articulación y provoca un desgaste progresivo del cartílago articular, por lo que afecta especialmente a las personas mayores. Entre los mayores de 65 años, la mitad de las mujeres y un tercio de los hombres padecen artrosis. Las personas más jóvenes también pueden padecerla, por ejemplo, como consecuencia de deformidades congénitas, accidentes o trabajos pesados. Otras enfermedades articulares pueden provocar un desgaste articular como enfermedad secundaria.

Las artritis (inflamaciones articulares) también pueden producirse en cualquier articulación. Las causas pueden ser múltiples, como infecciones, enfermedades reumáticas, enfermedades metabólicas, así como artrosis activada (artrosis inflamatoria aguda). Las enfermedades inflamatorias, en su mayoría crónicas, incluyen más de 100 cuadros clínicos. A menudo son enfermedades autoinmunes. El sistema inmunitario mal dirigido ataca, por tanto, al propio tejido del cuerpo, como en este caso el cartílago articular. La más común es la artritis reumatoide, que va acompañada de una sinovitis dolorosa (inflamación de la mucosa articular) y afecta a entre el 0,5 y el 0,8 de los adultos en Alemania.


Artrosis

Los expertos distinguen entre la artrosis primaria, que no tiene una causa subyacente clara, y la artrosis secundaria, una enfermedad secundaria de otras enfermedades y lesiones articulares. El exceso de peso, el levantamiento de objetos pesados y el trabajo físicamente exigente aumentan el riesgo de artrosis. A menudo sólo se ve afectada una articulación (monoartrosis) o unas pocas (poliartrosis) .

Los primeros signos de artrosis incipiente son la limitación de movimientos y el dolor. Al principio no se produce la inflamación, por lo que los expertos hablan de artrosis latente. La rigidez articular por la mañana y el dolor de arranque (dolor al inicio del movimiento) son típicos. A medida que la destrucción articular avanza, las fases inflamatorias dolorosas, la llamada artrosis activada, son más frecuentes. La mucosa articular inflamada provoca hinchazón, dolor, hipertermia, enrojecimiento, sensación de tensión y aumento de las limitaciones funcionales.

Las condiciones climáticas de frío y humedad suelen agravar los síntomas. Una característica típica es la alternancia entre fases de la enfermedad con pocos síntomas y fases de inflamación, que persiste durante años. Hasta que finalmente la articulación se destruye de forma tan severa que se producen dolores permanentes y graves trastornos funcionales. Los expertos hablan ahora de artrosis descompensada. Incluso los movimientos más pequeños duelen. También pueden aparecer dolores en reposo y dolores crónicos -


La artrosis suele afectar a las articulaciones de la rodilla, la cadera y los dedos. Las siguientes articulaciones pueden verse afectadas sein :

  • Articulación de la rodilla (Gonartrosis)

  • Articulación de la cadera (Coxartrosis)

  • Articulación del hombro (Omarthrosis)

  • Articulación vertebrales (Espondiloartrosis)

  • Articulación media de los dedos (artrosis de Bouchard)

  • Articulación final de los dedos (artrosis de Herberden)

  • Articulación del pulgar (rizartrosis)

Artritis

La artritis se manifiesta con articulaciones dolorosamente hinchadas, a menudo con un dolor por presión. La causa es la inflamación de la membrana sinovial (sinovitis). También puede haber un derrame articular (mayor acumulación de líquido en la articulación). La articulación está roja y caliente. Las enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, son desencadenantes frecuentes de la inflamación articular, por lo que las molestias, a diferencia de la artrosis, también se producen independientemente del estrés físico. La inflamación articular sólo está presente en la artrosis activada.

La artritis reumatoide (AR) suele afectar a las articulaciones de las manos, los dedos y los pies. Las molestias típicas son la rigidez matutina severa (que dura más de una hora) y los síntomas gripales. A menudo se produce una poliartritis crónica, es decir, varias articulaciones se inflaman de forma simétrica en ambos lados del cuerpo. Los individuos afectados suelen presentar los llamados nódulos reumatoides (engrosamientos bajo la piel) y muestran cambios característicos en las radiografías . Las enfermedades reumáticas también pueden afectar a otros órganos, como la piel y los ojos; los expertos las denominan manifestaciones extraarticulares. La artritis psoriásica, por ejemplo, también afecta a la psoriasis de la piel.

Algunas enfermedades reumatológicas que pueden asociarse a la inflamación de las articulaciones son:

  • La artritis reumatoide (AR)

  • Dolor de espalda de causa degenerativa

  • Osteoartritis

  • Fibromialgia

  • Lupus eritematoso sistémico (LES)

  • Espondilitis anquilosante (Morbus Bechterew) [2,5]

  • Artrosis

  • Gota

  • Psoriasis-artritis

  • Artritis idiopática juvenil

El cannabis en el reumatismo

Los cannabinoides se han utilizado medicinalmente durante miles de años. Ya en el año 2.800 a.C. se utilizaba el cannabis para el reumatismo. Hoy en día, muchos datos apoyan los efectos positivos para el alivio del dolor. La multitud de componentes de la planta, además de los fitocannabinoides, especialmente los terpenos y los flavonoides, actúan de forma sinérgica o antagónica.

Los fitocannabinoides como el THC y el CBD actúan sobre los receptores cannabinoides del sistema endocannabinoide. Los receptores cannabinoides se encuentran en el sistema nervioso central y en los tejidos periféricos. A nivel central, están involucrados en la percepción del dolor, entre otras cosas; a nivel periférico, sirven en los nervios nociceptivos para la transmisión del dolor. Muchos efectos terapéuticos, como el alivio del dolor, pueden conseguirse activando los numerosos receptores CB1.

En cambio, los receptores CB2 se forman principalmente en las células inmunitarias, que, entre otras cosas, controlan la inflamació. Al activar los receptores cannabinoides, el cannabis medicinal puede aliviar el dolor y la inflamación en las enfermedades reumáticas.


Cannabis medicinal en la artritis

Revisión: Miles de personas con enfermedades reumáticas consumen cannabis

Investigadores franceses analizaron la influencia del cannabis medicinal en las enfermedades reumáticas dolorosas en una revisión publicada en 2021. Se revisaron los estudios publicados en inglés o francés hasta junio de 2020.


El equipo científico descubrió que el consumo de cannabis está aumentando. De 10.873 personas, 2.900 enfermos (alrededor del 20%) declararon tener experiencia en el uso de cannabis para aliviar los síntomas. Uno de cada seis pacientes con reumatismo (15, %) utiliza actualmente cannabinoides con buenos efectos analgésicos. Los consumidores de cannabis tenían una mayor intensidad de dolor y eran más jóvenes de media (58,4 años frente a 63,6 años) que los que no consumían cannabis.

En particular, las personas con fibromialgia consumen frecuentemente cannabinoides. En cuatro estudios sobre la fibromialgia, dos tercios de los sujetos (68,2 por ciento en 611 sujetos) consumían cannabis, en comparación con una cuarta parte (26 por ciento en 8.168 sujetos) en siete estudios de sujetos con artritis reumatoide y lupus. Los pacientes con consumo de cannabis informaron de una reducción de la intensidad del dolor: en comparación con el punto de partida, las quejas en la escala analógica (de 0 a 10) disminuyeron significativamente de 8,2 a 2,9.

Los pacientes con reumatismo también utilizan el cannabis por varias razones: para el alivio del dolor, el alivio de la ansiedad, los trastornos del sueño o con fines recreativos. El mayor consumo en la fibromialgia podría estar relacionado con los síntomas psicológicos que la acompañan, como la ansiedad y la alexitimia (ceguera emocional). Los trastornos del sueño son un problema especialmente grande en los pacientes con reumatismo: un estudio demostró que dos tercios luchan contra el insomnio y una quinta parte tiene trastornos del sueño. Por lo tanto, debería investigarse especialmente el efecto de los cannabinoides en los trastornos del sueño.


Estudio doble ciego: El THC y el CBD mejoran el dolor, la calidad del sueño y la actividad inflamatoria en pacientes con artritis reumatoide

Un estudio inglés a doble ciego publicado en 2005 demostró que Sativex, un spray oral que contiene THC y CBD, aliviaba el dolor de la artritis reumatoide. Los 58 participantes tomaron el spray cannabinoide o el placebo bajo la lengua (por vía sublingual) por la noche durante cinco semanas. A la mañana siguiente, se evaluaron la calidad del sueño, la rigidez matinal, el dolor de reposo y de movimiento y los efectos secundarios.

El dolor en el movimiento y en reposo disminuyó significativamente: el cannabis fue capaz de reducir el dolor de movimiento de un 7,0 inicial a un 4,8 y el dolor de reposo de un 5,3 a un 3,1. Por lo tanto, el dolor en movimiento y en reposo disminuyó en 2,2 bajo el tratamiento con cannabis. En cambio, con el placebo, el dolor de movimiento sólo disminuyó en 1,4 y el de reposo en 1,2.

La actividad de la enfermedad también se benefició del efecto antiinflamatorio: la actividad de la enfermedad (medida por el DAS28) disminuyó de 5,9 a 5,0 bajo el spray cannabinoide, lo que indica que el cannabis influye en el sistema inmunitario. En el grupo de placebo, sólo se registró una disminución de 0,1 (disminución de 6,0 a 5,9). Estos datos sugieren que los cannabinoides alivian el dolor de movimiento periférico y atenúan el dolor de reposo central. Sin embargo, no se encontró ningún efecto sobre la rigidez matutina.

Los participantes del grupo del cannabis también durmieron mejor: mientras que las alteraciones del sueño mejoraron de 5,7 a 3,4 con el cannabis, el sueño sólo mejoró de 5,8 a 4,6 con el placebo. Los investigadores plantean la hipótesis de que el cannabis mejora la calidad del sueño al aliviar las molestias nocturnas.

La terapia fue bien tolerada con efectos secundarios de leves a moderados: Los más comunes fueron mareos, dolor de cabeza y sequedad de boca. Se produjeron mareos leves y transitorios en el 26% (8 de 31 sujetos). En general, los medicamentos a base de cannabis demostraron ser de apoyo en la artritis reumatoide, reduciendo significativamente el dolor y la actividad de la enfermedad. Según el equipo de investigación, tomarlo por la noche tiene la ventaja de «dormir» los efectos secundarios. Sin embargo, se necesitan estudios más amplios y prolongados.


Cannabis medicinal en la artrosis

Encuesta: Los enfermos de artritis de la articulación metacarpofalángica del pulgar afirman que los cannabinoides orales y tópicos alivian el dolor

Investigadores de la Universidad de Virginia investigaron el consumo de cannabis entre pacientes con artrosis de la articulación basal del pulgar en una encuesta publicada en 2021. El equipo de investigación estaba especialmente interesado en las experiencias con el cannabis medicinal, como los efectos analgésicos y las diferentes formas de dosificación, así como las diferencias en las características de la enfermedad entre los pacientes con y sin consumo de cannabis. Para ello, se convocó a los afectados a la encuesta entre mayo y junio de 2020, que fue completada por 103 personas. Además, se evaluaron los registros médicos disponibles para captar factores como el diagnóstico inicial, la edad y el tratamiento previo.

Uno de cada cuatro y uno de cada cinco encuestados, respectivamente, declaró haber utilizado productos de cannabis para aliviar los síntomas. Una cuarta parte (25%) tenía experiencia con medicamentos de cannabis orales, y alrededor de una quinta parte (21%) había probado productos de cannabis tópicos.

Un gran número de pacientes de cannabis encuestados indicó que sintió un menor dolor: casi la mitad (12 de 25 personas) informó de que los cannabinoides orales aliviaban el dolor de la artritis. Para un tercio (7 de 21 personas), los preparados tópicos de cannabis pudieron controlar el dolor.

Una clara mayoría está abierta a la terapia con cannabis: El 69% de los encuestados tomaría la medicación de cannabis por vía oral, mientras que el tratamiento con cannabinoides tópicos sería considerado por hasta el 80%. El equipo de investigación resumió que numerosos pacientes con artritis dolorosa de la articulación metacarpofalángica del pulgar utilizan productos de cannabis. Por lo tanto, es necesario seguir investigando.


Estudio doble ciego: El cannabidiol (CBD) alivia los síntomas en perros con osteoartritis


En 2020, investigadores estadounidenses descubrieron que el cannabidiol (CBD) alivia los síntomas en un estudio doble ciego en el que participaron 20 perros domésticos con osteoartritis diagnosticada por un veterinario. Antes de comenzar el estudio, el equipo científico realizó estudios en cultivos de células animales y humanas, así como un estudio en ratones. Se realizó un estudio de bioequivalencia en sujetos sanos utilizando diferentes preparados de CBD.

  • El CBD reduce la producción del mensajero inflamatorio TNF-alfa en cultivos de células animales y humanas de glóbulos blancos: Con lipopolisacáridos (LPS) -componentes bacterianos proinflamatorios- se desencadenó la inflamación «en el tubo de ensayo», provocando el aumento del TNF-alfa. El tratamiento de células humanas con CBD impidió el aumento del TNF-alfa hasta en un 97%, dependiendo del tipo de célula.

  • El CBD reduce la inflamación local y sistémica en un modelo de ratón: La aplicación de aceite de crotón en la oreja del ratón indujo una inflamación local manifestada por el enrojecimiento (eritema), la hinchazón (edema), la migración de glóbulos blancos y un aumento del TNF-alfa. Dos y cuatro horas después de la aplicación del CBD, los signos inflamatorios (mieloperoxidasa y TNF-alfa) y la hinchazón disminuyeron significativamente. En otro modelo de ratón, se demostró que el lipopolisacárido inyectado por vía intraperitoneal (en el peritoneo) induce una inflamación sistémica, lo que provoca un fuerte aumento de las sustancias inflamatorias TNF-alfa e interleucina, que también están implicadas en la artritis. Tanto el CBD intraperitoneal como el tópico redujeron los mensajeros inflamatorios de forma dependiente de la dosis.

  • Los fármacos de CBD liposomal son mejor absorbidos por el cuerpo tras su administración oral, por lo que tienen una mayor biodisponibilidad que las formulaciones de CBD convencionales. Como los cannabinoides son liposolubles, se absorben mal por vía oral, lo que puede reducir los efectos terapéuticos.

  • Los tecnólogos farmacéuticos han desarrollado técnicas para mejorar la biodisponibilidad oral de los fármacos liposolubles. Los principios activos se «empaquetan» en los llamados liposomas, esferas de tamaño nanométrico de fosfolípidos (por ejemplo, derivados del girasol) con propiedades tanto liposolubles como hidrosolubles. En experimentos con ratones, el preparado liposomal de CBD alivió la inflamación provocada por los lipopolisacáridos (LPS) con mayor eficacia que el CBD «normal», lo que indica la mejor absorción del preparado liposomal. Esta ventaja también se observó en humanos. Cinco sujetos sanos recibieron cada uno la misma dosis de CBD de la formulación «normal» o de la liposomal en dos días de estudio. Una hora más tarde, el CBD liposomal dio lugar a niveles de cannabinoides significativamente mayores (hasta 17 veces).

  • El CBD mejora la calidad de vida de los perros domésticos diagnosticados de osteoartritis con un buen perfil de seguridad: 20 perros domésticos que padecen osteoartritis recibieron un placebo, una formulación convencional de CBD (dosis baja o alta) o una dosis baja de CBD liposomal. Los propietarios de las mascotas y los veterinarios que las trataban evaluaron los síntomas antes de iniciar el estudio y periódicamente durante el transcurso del mismo. El estudio demostró que el placebo y las dosis bajas de CBD no aliviaron significativamente los síntomas. Por el contrario, las dosis altas de CBD y las dosis bajas de CBD liposomal redujeron significativamente el dolor, y el efecto duró 15 días más después de la interrupción. Los estudios veterinarios demostraron una mejora al levantarse desde una posición sentada o tumbada, al caminar y al correr.

Los investigadores llegaron a la siguiente conclusión:

«Por lo tanto, una extrapolación de estos resultados sugiere que el CBD podría ser útil para tratar el dolor y mejorar la calidad de vida en los seres humanos con un diagnóstico afirmativo de osteoartritis y/u otras condiciones inflamatorias que podrían ser mejoradas por una reducción de las citoquinas proinflamatorias y la actividad patológica de los neutrófilos».

Además, el estudio sobre la biodisponibilidad del CBD en comparación con el CBD liposomal muestra que:

«Los datos demostraron un aumento de 17 veces en el CBD circulante biodisponible tras la administración oral de la formulación liposomal en comparación con el aislado desnudo».


Conclusión: reumatismo y cannabis

Muchos enfermos reumáticos utilizan el cannabis para aliviar el dolor y la inflamación asociados a la artrosis y la artritis. Un spray cannabinoide que contiene THC y CBD puede mejorar la rigidez matutina, el dolor y la calidad del sueño en la artritis reumatoide, así como reducir la inflamación. Los estudios realizados en pacientes con osteoartritis en la base del pulgar muestran que los cannabinoides orales y tópicos pueden aliviar el dolor.

Un estudio veterinario en perros domésticos sugiere que el CBD no psicotrópico -particularmente como una formulación liposomal más biodisponible- mejora la movilidad y la calidad de vida en la osteoartritis. Revisiones recientes muestran el uso generalizado de los cannabinoides en una amplia variedad de enfermedades reumáticas, como la artritis reumatoide, el lupus y la fibromialgia. Los enfermos se beneficiaron de los efectos analgésicos e inductores del sueño del cannabis.

Por lo tanto, el equipo de investigadores de George Habib también afirma que el cannabis debería considerarse seriamente para cualquier trastorno de dolor crónico cuando los tratamientos aceptados no son suficientes para aliviar el dolor y los problemas de sueño de los enfermos.


Tienes alguna duda o necesitas asesoría? Mándanos un mensaje dando clic en el siguiente link y con gusto te ayudamos: https://msng.link/o/?maryjanestoremex=fm


Fuente: https://www.kalapa-clinic.com/el-cannabis-en-la-artritis-y-la-artrosis/

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Terpenos

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page