top of page

El cannabis en los trastornos adictivos



El cannabis es la droga ilegal más popular. Algunos expertos argumentan que el cannabis como droga de entrada lleva al uso de otras drogas. Por el contrario, cada vez más estudios muestran que los cannabinoides pueden ayudar como una «droga de salida» para los trastornos de adicción.

Según estudios clínicos, el CBD puede ayudar con la abstinencia de nicotina, opioides y cannabis. Las encuestas y estudios actuales muestran que el cannabis que contiene THC y CBD alivia los síntomas de abstinencia de opiáceos en la mayoría de las personas.

El aumento del acceso legal al cannabis medicinal y recreativo en los EE. UU. ya está mostrando efectos positivos en el uso de otras drogas: por ejemplo, los estados con acceso legal al cannabis tienen menos muertes relacionadas con los opiáceos. Un estudio de Colorado mostró que los grandes consumidores de alcohol beben menos alcohol y beben menos en exceso los días en que se consume cannabis.


¿En qué punto existe una dependencia?

La dependencia, coloquialmente conocida como adicción, es un problema de salud mundial. En todo el mundo, más de 30 millones de personas se vieron afectadas en 2017. Los profesionales médicos diagnostican el síndrome de dependencia según diferentes sistemas de clasificación (CIE-10, CIE-11, DSM-IV o DSM-5) [2].

Las características del síndrome de dependencia son:

  • 1. Fuerte necesidad de consumir (antojo, presión de la adicción)

  • 2. Pérdida de control

  • 3. Desarrollo de tolerancia

  • 4. Síntomas físicos de abstinencia

  • 5. Descuido de otros intereses y obligaciones

  • 6. Consumo continuo de sustancias a pesar de las consecuencias perjudiciales

Según la CIE-10, existe un síndrome de dependencia si se repiten tres criterios en un año o durante un mes. En el caso de la dependencia física, se desarrolla la tolerancia, el cuerpo se acostumbra al efecto de la sustancia. Las personas afectadas necesitan un aumento de dosis para lograr la intoxicación, los síntomas de abstinencia se presentan al suspender.

La dependencia psicológica se manifiesta por pérdida de control y uso compulsivo. Los afectados quieren experimentar el efecto agradable de la sustancia una y otra vez o evitar los efectos desagradables. Los pensamientos giran solo en torno a la droga, se descuidan otros intereses.

La nueva CIE-11 también incluye sustancias sin potencial de dependencia, como antidepresivos, laxantes o analgésicos no opioides. También se incluyen las adicciones no relacionadas con sustancias, el trastorno del juego y el trastorno del juego en línea.


¿Qué drogas pueden ser adictivas?

Los trastornos relacionados con sustancias pueden ser desencadenados por una amplia variedad de fármacos:

  • Alcohol

  • Cafeína

  • Cannabis

  • Alucinógenos (fenciclidina o arilciclohexilaminas similares y otras sustancias alucinógenas)

  • Inhalantes («agentes para inhalar»)

  • Opioides

  • Sedantes (tranquilizantes), hipnóticos (pastillas para dormir) o ansiolíticos (sustancias para aliviar la ansiedad)

  • Estimulantes (derivados de la anfetamina, cocaína y otros estimulantes)

  • Tabaco

  • Otras sustancias parcialmente desconocidas («drogas de diseño»)

A pesar de varios efectos, todas las drogas, cuando se usan en exceso, pueden activar el sistema de recompensa en el cerebro, cuyo neurotransmisor más importante es la dopamina. El sistema de recompensas es esencial para la supervivencia, motiva el comportamiento deseado (p. ej., comer) y juega un papel en la memoria. Sin embargo, las sustancias psicotrópicas desencadenan sentimientos de felicidad tan intensos («colocados») que se descuidan las actividades cotidianas normales.

Los trastornos de dependencia son enfermedades crónicas. A pesar del tratamiento farmacológico y psicológico, muchos de los afectados recaen.

Los datos del estudio muestran que un año después de completar el tratamiento, más del 85 por ciento de los usuarios de alcohol, nicotina o drogas ilegales recaen. Entre las razones está la falta de efectividad de los tratamientos disponibles.

Para determinadas adicciones como por ejemplo el cannabis, la cocaína o las anfetaminas, no existen tratamientos específicos disponibles hasta la fecha. El sistema endocannabinoide regula las emociones, la cognición y el sistema de recompensa. Los medicamentos a base de cannabis son, por lo tanto, un enfoque interesante para las terapias efectivas y seguras para los trastornos por uso de sustancias (SUD).



Cannabidiol (CBD) para los trastornos de adicción

El cannabidiol (CBD) es un cannabinoide no psicotrópico de la planta de cannabis. Los estudios clínicos demuestran efectos anticonvulsivos, ansiolíticos y antipsicóticos. Los estudios preclínicos y clínicos muestran efectos de alivio de la adicción. Una revisión bibliográfica sistemática de 2021 demostró que el CBD puede ser una terapia prometedora para los trastornos por consumo de sustancias (TUS). Los investigadores evaluaron 24 estudios preclínicos y 16 clínicos.

Los estudios clínicos mostraron influencias positivas en los trastornos por consumo de nicotina, cannabis y opiáceos (por ejemplo, en términos de frecuencia y cantidad de consumo). En contraste con los estudios en animales, no se observó ningún efecto en humanos para los trastornos por consumo de cocaína o alcohol. Sin embargo, los datos hasta la fecha son escasos, por lo que se necesitan más estudios clínicos.

El CBD actúa en varios receptores, incluidos los canales TRPV1, los receptores de serotonina, cannabinoides y dopamina. La hipótesis de los científicos es que el CBD puede modular la respuesta dopaminérgica y reducir así los comportamientos adictivos. Se necesitan más estudios para explorar la seguridad, la eficacia y los mecanismos de acción.


Trastorno por consumo de cannabis

La droga “ilegal” más consumida es el cannabis. En Europa, aproximadamente uno de cada cuatro adultos tiene experiencia con él habitualmente. En Alemania, alrededor de 3,11 millones de personas de la población (18 a 64 años) consumieron cannabis el año pasado, lo que corresponde al 6,1% de la población total.

Entre 2020 y 2022, la proporción de consumidores de cannabis en España fue de alrededor del 10,5 por ciento, alrededor del 7,1 por ciento en Inglaterra y alrededor del 11 por ciento en Francia. Los datos representan los resultados de las últimas encuestas disponibles en cada país. Los participantes en cada estudio tenían edades comprendidas entre los 15 y los 64 años.

El cannabis es menos arriesgado que la mayoría de las demás drogas, pero no hay que subestimar el riesgo de dependencia. Alrededor del 10% de los 193 millones de consumidores de cannabis en todo el mundo tienen un comportamiento de consumo problemático. Los afectados suelen padecer otras enfermedades mentales y drogodependencias. Los enfoques psicoterapéuticos (por ejemplo, terapia conductual, terapia motivacional, gestión de contingencias) pueden ayudar a reducir el consumo de cannabis. Actualmente se están investigando medicamentos para el tratamiento de la dependencia del cannabis, incluido el cannabidiol (CBD).


Estudio doble ciego: CBD para la adicción al cannabis

Investigadores londinenses investigaron el CBD no psicotrópico para el tratamiento del trastorno por consumo de cannabis (TCA) en un estudio doble ciego publicado en 2021. 82 participantes de entre 16 y 60 años tomaron parte en el estudio de fase 2a, que constaba de dos secciones de estudio. Las personas afectadas padecían un TCA moderado o grave según el DSM-5, informaron de al menos un intento fallido de dejar de fumar y consumían tabaco.

El equipo de investigación examinó cómo afectaban distintas dosis de CBD sintético al consumo de cannabis. Se realizaron análisis de orina periódicos para controlar la concentración del producto de descomposición del THC, THC-COOH, y los participantes también informaron del número de días de abstinencia a la semana.

  • Primera fase del estudio (entre mayo y agosto de 2015): Durante 4 semanas, 48 participantes tomaron cápsulas de placebo o cápsulas de CBD de dosis variables (200, 400 u 800 mg en total) dos veces al día. Los investigadores determinaron la ineficacia de la dosis más baja de CBD y continuaron el estudio con las dosis más altas.

  • Segunda fase del estudio (entre mayo de 2016 y enero de 2017): Otros 34 afectados tomaron placebo o dosis medias o altas de CBD durante 4 semanas. Con la terapia de CBD, el consumo de cannabis disminuyó significativamente: los participantes tenían menos productos de descomposición del THC en la orina (disminución de 94 ng/ml y 72 ng/ml, respectivamente) e informaron de un aumento de los días de abstinencia (en 0,48 días/semana y 0,27 días/semana, respectivamente). La terapia con CBD fue bien tolerada en general, con efectos secundarios de leves a moderados.

Los resultados del estudio evidencian efectos del CBD dependientes de la dosis, lo que los expertos denominan efecto bifásico. Mientras que la dosis más baja fue ineficaz, las dosis más altas fueron capaces de reducir el consumo de cannabis. La dosis media de CBD mostró el mayor éxito del tratamiento. Los individuos afectados fueron capaces de mantener la reducción del consumo de cannabis en el seguimiento (junio de 2017), mientras que este éxito sostenido estuvo ausente en las dosis altas de CBD. Se observaron resultados diferentes para los síntomas de abstinencia de cannabis, el consumo de tabaco, la calidad del sueño y la ansiedad.

La dosis media de CBD redujo el consumo de cigarrillos pero empeoró el sueño. Los síntomas de abstinencia del cannabis y la ansiedad se aliviaron mejor con dosis altas de CBD. Sin embargo, los investigadores subrayan que se necesitan estudios a largo plazo. Nuevas investigaciones aclararán si el CBD puede reducir de forma independiente el consumo de cannabis o simplemente hacer más tolerable el síndrome de abstinencia.



Trastorno por consumo de opiáceos

El abuso y la sobredosis de opioides ilegales como la heroína, así como de analgésicos a base de opiáceos, son muy problemáticos. El mayor riesgo de intoxicación por opioides es la parálisis respiratoria potencialmente mortal. A finales de la década de 1990, las muertes relacionadas con opioides en Estados Unidos se dispararon. El opioide fentanilo representó dos tercios de todas las muertes relacionadas con opiáceos en 2018, con 46 802 muertes documentadas. La abstinencia de opiáceos puede causar una amplia variedad de síntomas, como ansiedad, dolor, trastornos del sueño y síntomas gastrointestinales. Mientras que los síntomas agudos de abstinencia duran de una a dos semanas, algunos síntomas pueden durar meses.

La investigación preclínica demostró que el sistema endocannabinoide desempeña un papel en la abstinencia de opiáceos. El THC y el CBD, así como el aumento del endocannabinoide anandamida, tienen un efecto aliviador en la abstinencia de opiáceos. Los estudios clínicos en humanos son escasos hasta ahora: dos estudios doble ciego de 2015 y 2016 mostraron que la sustancia pura dronabinol (otro término para el THC) alivia los síntomas de abstinencia de opiáceos.

Una búsqueda bibliográfica en 2022 encontró que el CBD se puede utilizar como terapia complementaria en la abstinencia de opiáceos. El CBD tiene efectos ansiolíticos, antidepresivos, antiinflamatorios, eméticos, analgésicos y reductores del deseo de consumir opiáceos. Sin embargo, se necesitan estudios prospectivos doble ciego, ya que hasta la fecha sólo existen estudios preclínicos y pequeños ensayos clínicos.

EE.UU: Los dispensarios legales de cannabis, vinculados a menos muertes relacionadas con los opiáceos

Cada vez más estados de EE.UU. están legalizando el cannabis. Un estudio publicado en 2021 examinó cómo afecta el suministro legal de cannabis al abuso de opiáceos. El equipo de investigación examinó las asociaciones a nivel de condado entre el número de dispensarios de cannabis y las muertes relacionadas con opioides entre 2014 y 2018. Se analizaron los datos de los 812 condados de los 23 estados de Estados Unidos que permitían el cannabis medicinal y/o recreativo a finales de 2017.

El análisis de los datos encontró que el aumento del acceso legal al cannabis se asocia con una reducción de las muertes relacionadas con los opioides. La apertura de un dispensario de cannabis más a nivel de condado (aumentando de uno a dos dispensarios) se asocia con una reducción del 17% en las muertes relacionadas con opioides. En el caso de los opioides sintéticos como el fentanilo, las muertes se redujeron en más de una quinta parte (21%). Los resultados sugieren asociaciones entre el aumento de la prevalencia del consumo de cannabis y la reducción de la mortalidad relacionada con los opioides.


El cannabis alivia los síntomas de abstinencia de opiáceos en la mayoría de las personas afectadas

En algunos estados de EE.UU., el cannabis medicinal se utiliza para tratar la adicción a los opiáceos. En 2020, un equipo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins utilizó una encuesta a personas con adicción a los opiáceos para investigar si los cannabinoides ayudan o empeoran el síndrome de abstinencia a los opiáceos.

Para ello, encuestaron a 200 participantes que habían consumido cannabis y opiáceos en el mes anterior y tenían experiencia con el síndrome de abstinencia a los opiáceos. Para ello, los participantes indicaron qué síntomas de abstinencia se aliviaban o agravaban con el cannabis. Además, se evaluó la gravedad de los síntomas de abstinencia de opiáceos en los días con y sin cannabis.

Más de la mitad (62,5%) de los 200 participantes consumieron cannabis para aliviar la abstinencia de opiáceos. Según los resultados, los cannabinoides pueden aliviar numerosos síntomas de la abstinencia de opiáceos, como la ansiedad, los temblores (sacudidas) y los trastornos del sueño.

Sin embargo, para una pequeña proporción de encuestados (6,0%), el cannabis aumentó los síntomas, en particular los bostezos, los ojos llorosos y la secreción nasal. Las mujeres manifestaron un mayor alivio de los síntomas que los hombres. En general, los resultados muestran que el cannabis puede aliviar significativamente la abstinencia de opiáceos. Sólo en casos aislados el cannabis medicinal empeoró ciertos síntomas. Por supuesto, se necesitan más estudios clínicos.


Trastorno por consumo de alcohol (TCA)

A pesar de su potencial de alto riesgo, el alcohol está ampliamente aceptado en nuestra sociedad. En Alemania, los residentes mayores de 15 años consumen una media de 11 litros de alcohol puro al año. Casi uno de cada cinco (18,1%) bebe cantidades de alcohol de riesgo. Los datos de la OMS muestran que el alcohol es responsable del seis por ciento de todas las muertes.

La OMS hace las siguientes recomendaciones para el consumo de alcohol de bajo riesgo:

  • Los hombres deben consumir un máximo de 24 g (dos bebidas estándar) y las mujeres 12 g (una bebida estándar) de alcohol puro al día.

  • No se debe consumir alcohol al menos dos días por semana.

Con el consumo prolongado y en dosis elevadas de alcohol se desarrolla dependencia física, y el síndrome de abstinencia provoca diversos síntomas que pueden poner en peligro la vida: Los principales síntomas son temblores, inquietud, sudoración, trastornos del sueño y problemas circulatorios. Son frecuentes los trastornos psicológicos como la ansiedad y la depresión. En casos graves, pueden producirse convulsiones o delirios.

El consumo excesivo de alcohol provoca numerosas enfermedades físicas: mayor riesgo de lesiones, delirium tremens, convulsiones, cirrosis hepática, polineuropatías, pancreatitis relacionada con el alcohol (inflamación del páncreas). El consumo de alcohol puede contribuir a numerosas enfermedades mentales como la depresión, la esquizofrenia, el trastorno bipolar, los trastornos de ansiedad y los trastornos de la personalidad.

Se han realizado pocas investigaciones sobre si el cannabis puede favorecer la adicción al alcohol. Una revisión publicada en 2019 mostró que el CBD puede apoyar la abstinencia del alcohol en estudios preclínicos. En estudios con animales, el CBD contrarrestó el daño nervioso y hepático relacionado con el alcohol y alivió los calambres relacionados con la abstinencia, entre otros efectos. Sin embargo, queda por aclarar si estos efectos también se observan en humanos. Para ello se necesitan estudios clínicos.


Estudio observacional en Colorado: menor consumo de alcohol gracias al consumo de cannabis

Un estudio observacional estadounidense publicado en 2021 examinó cómo afecta el consumo de cannabis al consumo de alcohol y a la probabilidad de que se produzcan borracheras entre los grandes consumidores de alcohol. El cannabis recreativo es legal en Colorado desde 2014. Los investigadores también analizaron la influencia del género de los participantes y el patrón de consumo de cannabis (consumo ocasional o regular). Entre 2016 y 2020, se reclutaron 96 participantes de entornos universitarios y comunitarios. Los participantes completaron un formulario de seguimiento cronológico (TLFB) al inicio del estudio, a las cuatro semanas, a las ocho semanas y a los cinco meses para examinar el comportamiento de consumo de alcohol y el consumo de cannabis.

  • De media, los participantes consumieron un tercio (29%) menos de alcohol si ese día habían consumido cannabis. Además, la probabilidad de «borrachera» era 2,06 veces menor en esos días.

  • No se encontraron diferencias significativas entre los consumidores habituales e irregulares de cannabis en cuanto a la reducción del consumo de alcohol.

  • No hubo diferencias significativas entre hombres y mujeres en cuanto a la reducción del consumo de bebidas alcohólicas y de «atracones de bebida» en los días con consumo de cannabis.

Estos resultados son coherentes con observaciones anteriores que constataron que los consumidores consumen menos alcohol cuando tienen acceso legal al cannabis. En los primeros años (entre 2014 y 2016) después de la legalización del cannabis recreativo en Washington, el consumo de cannabis aumentó mientras que los daños relacionados con el alcohol disminuyeron.


Conclusión

Los cannabinoides muestran un gran potencial para tratar las adicciones. Los estudios clínicos han demostrado que el cannabidiol (CBD), en particular, puede ayudar a las personas a dejar de fumar y apoyar la abstinencia del cannabis y los opiáceos. Sin embargo, la investigación se encuentra todavía en sus primeras fases. Por ejemplo, los estudios preclínicos muestran que el CBD puede aliviar incluso los síntomas graves de la abstinencia del alcohol, como las convulsiones, pero aún no se han realizado estudios en humanos.

Si echamos un vistazo a Estados Unidos, ya podemos ver que la disponibilidad de cannabis legal está reduciendo el consumo de otras drogas como el alcohol y los opiáceos. Por lo tanto, son bienvenidos ensayos clínicos más amplios, así como la investigación básica para comprender cómo el sistema endocannabinoide del cuerpo interactúa con el sistema de recompensa.


Tienes alguna duda o necesitas asesoría? Mándanos un mensaje dando clic en el siguiente link y con gusto te ayudamos: https://msng.link/o/?maryjanestoremex=fm


Fuente: https://www.kalapa-clinic.com/el-cannabis-en-los-trastornos-adictivos/

62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Terpenos

bottom of page