• CBDMEX

Los cannabinoides y sus propiedades medicinales Parte 2


¿Cómo se aumenta el nivel de THC de la marihuana?

Como el nivel de producción de THC máximo de una planta de marihuana está definido por su genética, no será posible aumentar su nivel más allá de su punto límite Sin embargo, la producción máxima raramente se logra; entonces, es posible estimular la planta para que llegue a su nivel óptimo de producción. La meta es aumentar la producción de resina de la planta, lo que incrementará la cantidad total de THC.



Para eso podremos, por ejemplo, practicar un ligero estrés hídrico al final de floración. La sequedad favorece la formación de resina por la planta.

Como la resina es el principal medio de defensa de la planta de marihuana, podemos optimizar su producción estimulando la resistencia sistémica adquirida de las planta con la ayuda de estimuladores de defensas naturales (SDN). Podemos citar, por ejemplo, los elicitores exógenos como la laminarina, un oligosacárido extracto de algas brunas (Laminaria digitata), o el quitosano proveniente de los caparazones de crustáceos.

Existe también moléculas miméticas y potenciadores como las fitohormonas, como por ejemplo el Methyl Jasmonate derivado del aceite esencial de Jazmín, o el ácido salicílico, o ácido abscísico. Para terminar podemos utilizar estimuladores de vitalidad, como las vitaminas B1 (tiamina), B2 (riboflavina), y C (ácido ascórbico).

Otra forma eficaz de asegurarse de que las plantas de marihuana poseen el potencial metabólico y enzimático suficiente para llegar a su nivel máximo de THC, es utilizar, por ejemplo, el producto Delta-9  de Cannabiogen durante el cultivo.

Existen otras técnicas también a nivel ambiental, como la estimulación del THC dentro de los tricomas con una exposición a los rayos UV-B y al calor al final de la floración. Algunos espectros luminosos específicos (660 nm) pueden también aumentar la cantidad de cannabinoides.

Por último, el nivel de THC varía según la maduración de la planta; cosechar cuando los tricomas están en su mayoría lechosos, con un poco de tricomas ámbares, dará como resultado la cosecha más rica en THC.

Es importante recordar que el THC puede degradarse rápidamente (en CBN, que veremos más tarde) si se pone en contacto directo con el oxígeno o rayos UV. El THC se oxidará por la acción del aire, de la luz, así como por la acción magnética (como la que provocan las bolsas ZIP de plástico).

La temperatura de vaporización se sitúa entre 140 y 160°C.

El CBD, Cannabidiol, ideal para el uso medicinal de la marihuana