• CBDMEX

Pálidas y blancazos por cannabis: qué son y cómo actuar


En ocasiones, consumir cannabis no tiene los efectos que uno podría esperar, mucho menos desear. Cualquier fumador más o menos curtido habrá experimentado alguna vez - o habrá visto a alguien haciéndolo - una serie de efectos adversos realmente desagradables, fruto de una reacción del organismo al THC y que en el argot suele conocerse, entre muchos otros nombres, como "pálida", "un amarillo" o "un blancazo". Sin embargo... ¿sabéis exactamente qué es una de estas pálidas? ¿Por qué se producen? ¿Qué hacer para ayudar a la persona que la está sufriendo?

En este artículo, escrito mano a mano junto a una profesional de la medicina, profundizamos en esta cuestión y os explicamos por qué se dan estos episodios, qué le sucede a nuestro cuerpo durante ellos y, sobre todo, qué podemos hacer para que estos desagradables efectos remitan cuanto antes.


¿Qué es una pálida o blancazo por cannabis?

A grandes rasgos, se utilizan estos conceptos para referirse a una intoxicación por THC (causada principalmente debido a los efectos anticolinérgicos de los cannabinoides), que puede provocar síntomas como mareos, náuseas, vómitos e incluso desmayos. Estos síntomas pueden venir precedidos o no por otros como la inyección ocular (ojos rojos), visión borrosa o sequedad de boca (xerostomía).

Puede darse también una disminución de la tensión arterial, que nuestro organismo compensará con un aumento de la frecuencia cardíaca, lo que puede derivar en taquicardia. Asimismo, la baja tensión arterial puede provocar hipotensión ortostática, causando mareos cuando la persona afectada se pone de pie, pudiendo llegar al síncope (desmayo con pérdida de conciencia).

Normalmente, en caso de haber desmayo o desvanecimiento éste no suele durar mucho, unos pocos minutos o incluso segundos. Sea como sea, en caso de durar más de 5 minutos se recomienda buscar la ayuda de profesionales médicos.

Tolerancia al THC

Al igual que sucede con muchas otras sustancias, y a parte de lo rápido o lento que pueda desarrollarse cierta tolerancia hacia determinado compuesto, el cannabis afecta de manera distinta a cada persona. Si bien los efectos suelen ser similares en todos los casos (sería muy difícil que alguien note los efectos sedativos propios de las Indicas consumiendo una genética conocida por producir ansiedad), no es menos cierto que algunas personas parecen poder aguantar todo el THC que quieran, mientras que otras notan los efectos de una forma mucho más intensa, y consumiendo poca cantidad pueden ir mucho más "colocadas" que las primeras.

Ello no significa que las personas con gran tolerancia al THC estén exentas de poder sufrir uno de estos episodios, aunque es verdad que no suele sucederles. Si queréis saber más sobre este interesante cannabinoide y sus efectos en nuestro organismo, no dudéis en consultar el siguiente enlace.