• CBDMEX

Autismo y CBD


Autismo y cbd cbdmex.com

Emilio tiene autismo y hasta hace un par de meses no hablaba, no comía ni dormía. Hoy, la marihuana medicinal lo ayuda a vencer su enfermedad.

Emilio no hablaba. No dormía. Comía poco. Cuando se despertaba a media noche, se golpeaba contra la pared. Era probable que, tal como lo enunció el escritor Fulvio Ervas, no fuera verdaderamente libre, «porque ser libre no sólo es respirar y tener un corazón que late, no es suficiente». Y es que las medicinas que le daban sus padres para tratar su autismo lo alejaban de la vida, como si estuviera permanentemente sedado.

Así que Laura, su madre, tuvo que buscar en donde le fuera necesario para que su hijo de 14 años tuviera una vida menos gris. Entonces dio con el cannabis medicinal, sustancia que en junio pasado fue aprobada por la Cámara de Diputados, pero únicamente para su investigación científica, pues todavía no se legaliza ni reglamenta su producción, cultivo y venta.

como actua el cbd cbdmex.com

Aunque dichas investigaciones científicas y médicas tienen el objetivo de abrir la puerta al debate y de eliminar los prejuicios, tal como le pasó a Laura, se dio cuenta de que el tema del cannabis medicinal (ni qué decir de su consumo recreativo) seguía siendo considerado como tabú, una conversación portadora de indecencia. Pero, a pesar de eso, era una solución nueva, no perdían nada intentándolo.

Ahora, meses después del inicio del tratamiento, que consiste en gotas de aceite de cannabis, confirmaron que, efectivamente, no perdieron nada. Al contrario, las ganancias fueron muchas: Emilio por fin empezó a balbucear, a repetir palabras —antes estaba todo el tiempo en silencio—, come cada vez mejor y duerme más de una hora seguida. En esencia, Laura dice que tiene una mejor calidad de vida. Lo que toda madre quiere para sus hijos, al final de cuentas.

Emilio empezó a tomar aceite de cannabis y comenzó a hablar, a dormir mejor, a tener una mejor calidad de vida. (Foto: Flickr / Rusty Blazenhoff)

«No hubo ningún efecto secundario. Empezó a dormir mejor, que fue el cambio principal pues ya no dormía, se despertaba mucho en las noches golpeándose, llorando. Después empezó a balbucear, dice varias palabras, antes no decía ni una palabra. También tararea canciones».